estrategia web

Nuevo curso, nueva estrategia

Nuevo curso, nueva estrategia 150 150 raigadadigital

Septiembre siempre es sinónimo de un nuevo comienzo, de aventurarse con un nuevo proyecto y nueva estrategia. Pero no sólo en surgen nuevos negocios, si no que las empresas con cierto recorrido, ponen en marcha nuevos planes y análisis a llevar a cabo de cara a campañas.

Desgraciadamente en muchas ocasiones, tendemos a pensar simplemente en vender, no en cómo vender. Sin embargo son necesarios meses de planificación con un presupuesto y acciones realistas, que podamos llevar a cabo, dependiendo de la situación empresarial de la que partamos.

Pero, ¿Por dónde empezar?

  • Estudio del mercado; es vital saber en que punto se encuentra el mercado en el que deseamos desarrollarnos como empresa.
  • Apóyate en estadísticas, conoce de qué números partes y a cuáles quieres llegar, siempre desde un punto de vista realista. Analiza las visitas a tu web, tu volumen de venta y gastos logísticos.
  • ¿Qué quieres conseguir? Una cosa es lo que necesitemos y otra cosa será lo que necesitemos para hacer viable nuestro proyecto. Más allá de la obtención de conversiones (esto es algo básico), debemos pensar en cómo queremos que nos vean, en qué valores queremos transmitir a nuestro cliente potencial y actual.
  • Conocer a nuestro público siempre es un paso clave a la hora de vender nuestro producto. De él dependerá nuestro lenguaje a los medios a través de los que debemos llegar hasta ellos y las imágenes con las que tener un mayor impacto.
    Uno de los errores que muchos negocios acaban cometiendo es la falta de innovación «hago lo que he hecho siempre porque he vendido haciéndolo». Si esta afirmación fuese cierta, no habría más que hablar, de poco o nada serviría plantear una estrategia web.
    Debemos entender que nuestro público evoluciona, como lo hace la sociedad y que nuestro producto debe hacerlo con él.

Nueva estrategia

Sentémonos con un café, con papel y boli, con paciencia y un calendario.
Entendamos cómo funciona este mundo, hagamos un listado de los conceptos que no entendamos, informémonos sobre qué significan y cómo nos pueden ayudar a mejorar nuestros resultados.

Estrategia
  • Crea un calendario de acciones de marketing.
    Una estrategia de marketing digital es como una partitura en la que las notas, en este caso las acciones SEO, SEM, Social Media y Diseño, deben ir en sincronía para obtener el mejor resultado. Una melodía armoniosa al oído.
  • Sé consciente de que no hay nada gratis.
    Ya sea en tiempo, como en dinero, la inversión en una estrategia siempre será imprescindible para su buen funcionamiento. De poco servirá tener grandes ideas o intenciones si no cuentas con un equipo profesional que lo ejecute y te guíe. De poco servirá una gran inversión de tiempo, si no tenemos claro que en mayor o menor medida debemos invertir dinero.
  • Paciencia.
    Aunque no lo parezca es una de las cualidades más importantes de tu estrategia de marketing. Es fundamental entender y mentalizarse desde un principio que los resultados no llegarán jamás de la noche a la mañana. Que una estrategia necesita sus propios plazos y que no por querer correr más rápido, correremos mejor.
  • Innovación.
    Déjate aconsejar por expertos en Marketing Digital. La innovación y la inversión en nuevas estrategias y estudio de tendencias, es la base de cualquier empresa que quiera avanzar y no quedarse estancada. Debemos evolucionar con el cliente y por lo tanto con la tecnología.

Emprender y lograr clientes, no es fácil y esto lo sabemos todos/as los que nos embarcamos en nuevos proyectos por cuenta propia. Lo que no siempre nos explican es que el marketing no hace milagros, que los tiempos no son concretos y que sin paciencia no hay nada que hacer.

¿NECESITO UNA ESTRATEGIA DIGITAL?

¿NECESITO UNA ESTRATEGIA DIGITAL? 150 150 raigadadigital

Pese a que no dejamos de escuchar; «he comprado esto en Amazon», «lo he visto más barato en otra web» o «lo pedí por internet», no creemos que nuestra empresa necesite una estrategia Digital, ni que internet sea para nosotros/as.

Pensamos que nuestro público no nos busca en Google ni en Facebook, pensamos que los clientes ya nos conocen y que siempre será así, que el boca a boca siempre nos ha funcionado y siempre nos funcionará.

Debemos pensar que nuestros clientes evolucionan en todos los aspectos, que el nivel de exigencia cambia cada día.

Pocos son los que ya no esperan de cualquier empresa un trato similar al que ofrecen empresas como Amazon, en el que tu web esté siempre actualizada, que contestes a través de un chat, de un correo o de sus redes sociales.

La base de una estrategia

El primer paso a seguir, la base de toda estrategia de marketing digital es la creación de una página web, un lugar en el que exponer nuestro producto o servicio, y a partir de este punto deberemos luchar por una mejora en su visibilidad, en su posicionamiento en Google respecto a tu competencia.

Estrategia Raigada

Muchos nos diréis que vuestro producto es conocido por el boca a boca, porque son clientes de siempre o que los clientes van a vuestra tienda, pero la pregunta es, ¿Hasta cuándo?

Os proponemos que imaginéis vuestra empresa dentro de 5 o 10 años, muy probablemente tus clientes o han cambiado o serán otros, basta con pensar en cómo tú o tus hijos buscáis productos; a través de una web.

Adaptación

La falta de adaptación en las empresas, supone en muchos casos el fin de ella misma, vemos como malos ejemplos de adaptación al mundo digital han supuesto la desaparición de grandes corporaciones como Nokia, Kodak, ToysRUs o Blockbuster.

Empresas con millones de clientes que no supieron ni crecer con ellos ni llegar a los nuevos a través de una estrategia digital. Y es que la confianza es un arma de doble filo, que nos hace acoplarnos, no luchar por no sólo crecer, si no por mantenernos como alternativa ante una competencia en continuo crecimiento y expansión.

Ahora debemos pensar si realmente quieres ser visible para clientes potenciales y ser realmente una empresa competente en tu mercado.